Eres de los que les gusta ayudar a los demás

Compartir

¿Cuándo acabas tu trabajo, eres de los que pregunta a sus compañeros en que puedes ayudar? Si crees que ofrecer ayuda de forma proactiva a tus compañeros de trabajo es algo bueno, piénsalo dos veces, en serio. De acuerdo con un estudio de la Universidad Estatal de Michigan encontró lo siguiente, cuando se trata de compartir experiencias o apoyo, es mejor esperar hasta que te lo pidan.

La investigación demostró que ayudar a tus compañeros de trabajo puede reducir el éxito personal. En palabras de Russell Johnson, profesor de Michigan, comentó sobre los diferentes tipos de ayuda en las diferentes áreas de trabajo, y cómo era recibida. Uno de los principales hallazgos fue que es mejor permanecer aislado hasta que alguien te lo pida. No necesariamente salir a resolver los problemas o el trabajo de los demás y pasar el tiempo ofreciendo soluciones para todo es lo más óptimo. Esto reduce la productividad y aumenta el estrés personal.

En esta investigación se observó las formas en como las personas se ayudan entre sí en un lugar de trabajo, Johnson identificó dos tipos de ayuda que una persona ofrece (ayuda proactiva y reactiva) la diferenciación es que una es por necesidad y otra por asistencia.

Si ofreces ayuda activa y constantemente, eres una persona que ayuda proactivamente. Y si un colega se acerca a ti y te pide ayuda, estás siendo reactiva.

Otro descubrimiento interesante es que si eres una persona proactiva, por lo regular no tienes una compresión clara de los problemas de los demás, lo que puede generar efectos tóxicos para el ambiente de trabajo. Por lo regular, los beneficiarios no expresan gratitud de forma inmediata, lo que puede producir que no tengas sentido de apoyo de tus compañeros.

Para llegar a estas conclusiones, Johnson entrevistó a 54 empleados de entre 21 y 60 años que trabajaban en diferentes empresas de tiempo completo. Recopiló datos por 10 días y generó un total de 232 observaciones diarias para poder evaluar la gratitud, el impacto social y el compromiso laboral.

Fuente: https://www.sciencedaily.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *