¿Has estado en juntas que pudieron ser un mail?

Compartir

La mala gestión del tiempo en reuniones de trabajo es todo un tema, las distracciones y la falta de objetivos claros, son las principales causas por las que un empleado promedio pierda hasta el 25% de su tiempo en reuniones poco o nada planificadas.

Además, en otro estudio de la Universidad del Norte de California se encontró que entre gerentes de varias industrias, el 65% considera las juntas como un obstáculo para terminar las responsabilidades a tiempo y un 64% asegura que estos eventos se realizan sin considerar la carga de trabajo.

En internet encontrarás varias recomendaciones tradicionales, pero aquí te diremos algunas muy puntuales.
Escoge un horario ideal.

Las buenas prácticas en Estados Unidos suelen empezar a las 2:17 pm. Un horario regular hace que los empleados recuerden que deben estar a tiempo y cumplir con sus otros compromisos, básicamente se vuelven más estrictos.

Según Robert Half el 66% de los empleados encuestados, comenta como primer problema, que no se respeten las juntas en los horarios indicados.
Llega preparado a las juntas

Para agilizarlas y dar seguimiento a los proyectos, es conveniente diseñar una plataforma, por ejemplo un drive, donde se suban los materiales y sirva de “prelectura” a las juntas, para que todos los involucrados lleguen con ideas de los temas que se verán para intercambiar opiniones, debatir ideas, tomar decisiones y no empezar en blanco.
Haz un intercambio de roles

En una reunión siempre hay dos tipos de personas: la gente segura y la gente pasiva, las primeras por lo regular imponen su punto de vista, las segundas, solo asienten sin generar controversia. Por eso hay, por decirlo de una forma “ganadores”, que creen haberse salido con la suya, y los “resentidos”, que por lo regular buscarán desquitarse porque sus puntos de vista no fueron escuchados. Para que no pase esto, hay que invertir papeles y fomentar la opinión de los que no hablan para que preparen sus comentarios sobre el objetivo de la reunión y a los otros, que escuchen. Te sorprenderán las ideas que puedes obtener de todo tu equipo trabajando en conjunto.

Fuente: https://www.roberthalf.cl/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *